¿Qué es una lampara de lava?

Muchas personas atribuyen las lamparas de lava a la cultura estadounidense. Es cierto que allá es donde más se vio este símbolo psicodélico de la cultura adolescente. Sin embargo, fue en Inglaterra donde ha surgido la idea de las lamparas de magma. Y hoy en día sigue vigente en la cultura. Incluso, volviendo a ponerse de moda.

Edward Craven Walker lampara de lava

Edward Craven Walker fue el creador de las lámparas de lava. Se inspiró en un adorno hecho a base de agua y aceite de un hotel rural. Fue así como en 1963 creó una empresa llamada Mathmos. Con ella investigó, desarrolló y comercializó las lamparas de lava que hoy en día son tan conocidas en todo el mundo.

Sus colores brillantes, su fascinante diseño con forma de cera, que se hunde a causa de las bombillas de calor de tungsteno, se extendieron rápido por todo el globo. Las lamparas de magma comenzaron a aparecer en series importantes. Doctor Who fue una de las pioneras. Pero pasarían 20 años antes de que llegara a Hollywood con la ayuda de Superman III.

El boom de la postguerra

Lo que más llamó la atención de este moderno adorno, es su estilo. Las lamparas de lava rompieron con la monotonía de los diseños de interiores de la postguerra. Fue cuando causaron mayor impacto. Esto se le debía a que los colores brillantes tenían un precio demasiado elevado para la fabricación a gran escala.

La patente de la lampara de lava

Luego de casi 20 años produciendo lamparas de lava para todo el mundo, la patente expiró. La competencia no se percató de ello, afortunadamente. Para ese entonces ya eran un símbolo en toda la cultura estadounidense. Era común verlas en restaurantes, series de televisión, películas y más.

Pero con la expiración de la patente, Edward Craven Walker corría el riesgo de que su invento fuera robado. Por suerte, el mundo tenía mayores ocupaciones. Renovó el contrato antes de que pudieran robarle su invento, y hasta el día de hoy, las lamparas de magma siguen siendo todo un artículo de última moda.

A pesar de los años

Es cierto que estas lamparas se inventaron en los años 60, pero su momento de mayor auge fue en los años 80. Poco después dejaron de verse tanto en los programas de televisión que volcaron sus miradas hacia otras cosas. Sin embargo, no han desaparecido del todo, y hoy por hoy, están volviendo a la moda, pero esta vez, en la comodidad de los hogares.

¿Cómo funciona una lámpara de lava?

Para algunas personas puede resultar muy hipnótico el funcionamiento de una lámpara de cera. Por ello, llegan a creer que tiene un funcionamiento completo, pero la verdad es todo lo contrario. Para que una lámpara de lava funcione, tiene que cumplir con algunos simples procesos y contar con unos elementos como por ejemplo:

  • Un compuesto que forme y permita que las burbujas flotantes, precisamente floten.
  • Un compuesto en el cual tales burbujas puedan flotar.
  • Un recipiente y una fuente de calor.

El secreto de todas las lamparas de lava, es cambiar constantemente la densidad de la lava, que es en realidad, cera. El magma debe tener una densidad más amplia que la del agua cuando la lámpara se encuentra temperatura natural. Sin embargo, cuando reciba el calor de la bombilla, esta debe disminuir ligeramente su densidad, hasta que la misma sea menor que la del agua.

La luz y la temperatura, proviene de la bombilla. Esta se debe encontrar oculta en la base de metal, justamente en la parte inferior de la lámpara de magma. Ella es la responsable de darle mayor densidad a la lava. Así se producirá el efecto psicodélico que tanto nos gusta.

Cuando la lava es menos densa que el agua en la que se encuentra, esta flota y se eleva a la superficie. Así se produce ese efecto que nos gusta. Mientras tanto, cuando la lava es más densa, cae y se hunde al fondo de la lámpara. Como en el fondo está el calor de la bombilla, la cera vuelve a flotar. Llega arriba, pierde el calor y se repite el ciclo.

¿Por qué cambia el magma cambia de forma?

Ya sabemos cómo funciona una lámpara de lava, ella sube y baja por la temperatura. ¿Pero por qué su cambio constante de forma? La cera y el agua tiene casi la misma densidad, la cera es minúsculamente más densa que la segunda. Ello significa que en las mismas cantidades, la cera será apenas más pesada que el agua.

Como es más pesada que el agua, la cera debería estar siempre estancada en el fondo, pero esto no ocurre. Esto se lo debemos a la bombilla oculta en la parte inferior de la lámpara. Ella es la causante de que las moléculas que hay en la cera cambien. Provoca una agitación en ellas, lo que produce el cambio de forma y densidad. Así obtenemos el efecto que tanto nos gusta.